Tipos de spoileros


 

En el mundo del cine, TV, literatura, videojuegos, etc. siempre están presente los spoilers, y aunque la mayoría de las veces no queramos enterarnos de aquel final o parte de la trama, siempre está el spoilero que nos lo cuenta por algún motivo que él sólo sabrá (Aún intentamos saber si lo hace por hobby o para cagarnos la historia o por alguna otra razón) y eliminando el placentero elemento sorpresa o giro de tuerca que tanto nos encanta. Esta molestia hacia ellos no es por nerds, ni freaks, ni quisquillosos, es sólo porque… ¿por qué hacés esto? ¿No te das cuenta que me molestás? Quizás si no me contabas nada terminaba siendo uno/a de mis favoritos/as. Por eso, cuando el “No hagas lo que no te gusta lo que te hagan” parece no existir para estas hermosas criaturas, vamos a intentar enlistar a estos muchachos aficionados a cagarnos la vida y sus divinas características:

Spoiler:

Esta palabra proviene del inglés de la palabra “Spoil” (Arruinar, echar a perder). Utilizada como verbo del revelar parte (O totalidad) de la trama.

Tipos de spoileros:


  • Tipo N° 1 “El finalizador”: El más peligroso de todos. Aquel que te cuenta la conclusión de la historia (En ocasiones accidentalmente) sólo para cagártela.
    Ejemplos: “El principio es el final”, “Se suicida, jaja te re cagué”, “Ni la veas porque al final él muere”, “¿Viste [Insertar nombre]? (Sin esperar tu respuesta asintiendo o negando haberlo/a visto, se autocontesta). Qué buen final cuando [Insertar final aquí]”.
    Comentario: Flaco, ahora gracias a vos voy a verlo, pero voy a estar toda la película, nóvela o lo que sea sabiendo ya el final y eso va a taladrar mi cerebro hasta los malditos créditos. Gracias por cagarme, gracias.

 

  • Tipo N° 2 “El Kamikaze”: Éste es un caso muy extraño. Esa persona que aunque no haya jugado aún el juego, o no haya visto la serie o película, lee o ve el final antes (Por más que se compre el juego la próxima semana para jugarlo completo o vaya a ver la película ese fin de semana al cine), ¡y con su gran descaro te lo cuenta!
    Comentario: Ídolo, si me pedís mi comentario me parece una estupidez que vos solo te spoilees el final de la historia, igualmente cada uno hace lo que quiere y a mí no me interesa lo que hagas vos, ¡pero no me cuentes lo que averiguaste porque yo no lo quiero saber! Y si lo que querés es sentirte poderoso por lo que sabés, contáselo a tu mascota o a tu amigo invisible que capaz le interese.

 

  • Tipo N° 3 “El extenso”: Tenés ganas de ver, leer o jugar tal cosa, y se te da por preguntarle qué tal es a esa persona que la vio/leyó/jugó. Empieza a darte una pequeña reseña que te das cuenta que se va estirando mucho, tanto que sentís que te está diciendo toda la sinopsis, intentás frenarlo o cambiar de tema o decir: “Sí, hoy la veo/leo/juego”, pero no frena, no frena, no frena, y la única solución es pensar en otra cosa hasta que dé su punto final. Ya está, ¡final sano, pero trama arruinada!
    Comentario: Genio, te estaba pidiendo una pequeña crítica y/o reseña, ¡no todo el nudo! Para la próxima, mejor decidirse uno mismo sin ayuda de nadie o utilizar sinopsis de internet.

 

  • Tipo N° 4 “El chistoso”/”El inverso”: Éste no es un spoilero con todas las letras, pero tiene su peligrosidad. Supongamos que estás viendo una serie que ya concluyó y un cercano tuyo ya la terminó de ver y quizás para hacerse el chistoso te tira alguna como: “Te vas a sorprender cuando veas bajar el ovni y veas que eran todos extraterrestres jajaja”, “Al final, Pepito era producto de la imaginación de Pepe”, “Vas a llorar en el final cuando muere el protagonista jaja”, etc.
    Comentario: Amigazo, [sarcasmo]muy gracioso tu chiste[/sarcasmo], pero si remotamente en mi loca mente yo capaz llegué a crear una hipótesis de que eran todos extraterrestres o que uno de los protagonistas era producto de la imaginación de otro, vos acabás de demostrarme al hacer ese chiste que eso no va a pasar. Advertencia: Cuidado que algún pícaro de éstos, capaz haga un chiste así diciendo algo real de la historia en tono de chiste sólo para crearte confusión, para engañarte o para que descartes esa opción.

 

  • Tipo N° 5 “El accidental”: Uno de los más perdonables, pero aunque no lo quiera, es un spoilero. “El accidental” es aquel que en alguna red social o cualquier lugar donde alguien pueda expresarse, coloque una imagen altamente reveladora accidentalmente o comente sobre alguna parte de la trama. Tal vez asuma que todos ya conocen la historia al 100% de principio a final o que nadie va a entender de qué obra proviene o como última opción que a nadie le interesa lo que él ponga.
    Comentario: Estimado, antes de poner algo así, pensá en los que no vieron eso y si es algo muy spoilero.

 

  • Tipo N° 6 “Los marketineros”: Sólo dirigido a los productores o creadores o quien sea que hace los trailers o los pósters, mostrándote quizá en el trailer todo de principio a fin resumido en 2 minutos o que con sus pósters promocionales revelan información muy importante.
    Ejemplos: Póster de la película nro. 4 de la saga en la cual muestran el cadáver de uno de los protagonistas o mostrando personajes que van a ser importantes en la historia, pero vos quizás no lo sabías.
    Comentario: Queridas personas, acaban de sacar la nro. 7 de la saga y me muestran el cuerpo del protagonista de las 1eras y yo todavía no vi ni la 1, gracias por arruinarme la saga. También gracias por mostrarme el trailer que me muestra toda la película en 2 minutos, me ahorro de gastar en el cine…

Tuve la suerte de encontrarme a los siguientes spoileros más frecuentemente al ver una serie.

 

  • Tipo N° 7 “El indirecto”: Comentás que estás por la 7ma temporada de alguna entretenida serie, tocás el tema de algún personaje y un colgado con mala memoria te pregunta algo como: “¿Todavía está viva?”, “¿Ya se volvió bueno?”, “¿Ya se pasó al otro bando?”, “¿Ya descubrieron que significan esos números?” y un eterno etc. Pero resulta que vos todavía no tuviste la ocasión de ver ese fragmento importante de la serie.
    Comentario: Para la próxima, pregúntame primero por donde voy y si andás con mala memoria o tomate un Fosfovita o buscá una lista de episodios por la web, cariños.

 

  • Tipo N° 8 “El revelador”: Prácticamente igual al N° 7, pero la pregunta reveladora: “¿Ya viste la parte donde [Insertar escena]?”
    Comentarios: Sin comentarios, sólo puteadas.

 

  • Tipo N° 9 “El fanático”: Estás viendo la serie y ves a un personaje que para vos tiene poca importancia ya que sólo aparece 5 malditos minutos haciendo sólo una cosa y desaparece. Al otro día lo comentás con la gente que ya vio la serie, hasta que alguien accidentalmente comenta: “Ah, ¿[Nombre del personaje aquí]? ¿Ya apareció? Amo a ese personaje.” Con ese comentario de 3 segundos de duración y menos de una línea, te revela que aquel personaje volverá cumpliendo un papel muy importante.
    Comentario: Te perdono, sólo esta vez.

En ciertas ocasiones tenemos la oportunidad de ver/jugar algo que con alguien que está con vos y resulta que esa persona ya lo vio/jugó. Esta persona quiere repetir de nuevo la experiencia viendo nuevamente la obra con vos. Cordialmente le comentás a esta personita que no cuente nada por favor y escuchás la respuesta: “Quedate tranquilo/a que no digo ni una palabra, voy a estar calladísimo/a, va a ser como si nunca lo/a hubiera visto/jugado.”. Con estas palabras quedás tranquilo/a, hasta que este espectador parece no poderse resistir a la tentación de revelar algo y destaparse hasta el punto de querer echarlo. Si bien la mayor parte de las veces no spoilea, quita el elemento sorpresa y el tiempo que uno tarda en darse cuenta de algo.

 

  • Tipo N° 10 “El advertencia”: Mientras estás “disfrutando” no podés dejar de escuchar repetidas veces el “¡Mirá, mirá!”, “¡Prestá atención a esto!”, “Mirá esta parte” unos momentos antes de alguna buena escena.
    Comentarios: ¿No vista la cinta por ahí?

 

  • Tipo N° 11 “El que no te da tiempo”: Vemos un arma dispararle a alguien en la cabeza en plena oscuridad, por eso no vemos bien el rostro de quien muere, pero poco a poco va revelándose con la luz su conocido rostro, al verlo la 1era vez tenemos un pequeño delay hasta que nos caiga la ficha de que es lo que pasa y sorprendernos al descubrirlo, pero con espectadores extras como éstos, mientras intentás caer en lo que pasa escuchas oraciones como las siguientes encargándose él de ahorrarte el delay y la sorpresa: “¿Viste a quién mató, no? ¡Sí, a Pedro Picapiedra!”, “¿Te diste cuenta quién es el traidor? ¡Es Pepito!”, etc.
    Comentario: Loco, está todo bien, ¡pero dejame darme cuenta a mí solo que creo que aún conservo al menos 2 neuronas!

Hasta acá llega este índice de spoileros con los que nos encontramos día a día, dentro de poco estaré posteando algunos tips para evitar tragos amargos como éstos.

Saludos.

R.D.

Imagen del día – “Ink, not mink” (Chester Bennington)


Ink, not mink” es el título de la campaña realizada por Peta (People for the Ethical Treatment of Animals) [En español: Personas por el Trato Ético de los Animales] en contra del uso de pieles de animales. Varias celebridades apoyaron la campaña posando en fotos desnudos y semidesnudos mostrando sus tatuajes.

El lema de la campaña es “Be confortable in your own skin, and let animals keep theirs” (“Siéntete cómodo en tu propia piel, y deja a los animales conservar la suya“).

En la foto del día de hoy posa Chester Bennington (Cantante de Linkin Park y Dead by Sunrise). Personalmente, ésta fue una de las campañas que más me gusta que he visto últimamente, apoyando totalmente la moción y por ese motivo ésta es la imagen del día.

Saludos.

R.D.

Only knowledge will I save


Hoy oficialmente he tomado una de las decisiones más importantes de mi vida o eso creo. Afirmé la idea que estuvo vagando por mi cabeza por un largo tiempo: Vivir viajando por el mundo. Sin ningún lazo que me ate a nada. Conocer el mundo que nos rodea, descubrir las maravillas de la naturaleza, y por qué no las creadas por el hombre, como así también conocer a la gente que está allá fuera, llevando una vida completamente distinta a la nuestra. Debe ser la mayor experiencia que se puede llegar a sentir y el mayor conocimiento que se puede llegar a adquirir. Sin ningún destino en particular, trabajando para mantenerme y para poder seguir viajando. Quizá un ejemplo perfecto sería el de la película “Into the wild”.

Por supuesto no puedo emprender esto de la noche a la mañana, tengo que estar bien preparado. No quiero hacerlo de muy adulto cuando lo más probable es que haya formado una familia y eso significa no poder mover a un grupo de personas hacia donde yo voy y forzarlos a llevar una vida nómada que quizás no quieran llevar. Al no poder hacerlo ya por temas monetarios y ya que hoy en día tengo cosas que perder, por eso ahorraré de acá a 5 años, para fines de 2016 debo haber juntado todo el dinero suficiente para llevar esto a cabo. No quiero un tour obligado por nadie, sólo ir adonde quiera ir. No tener nada que perder. Adiós a lo material, a la rutina, a perder tiempo en ese ciclo infinito de viajes sin sentido (De casa al trabajo y viceversa interminablemente).

Si algún día extraño asentarme, quizás vuelva, quizás me quede en algún lugar que conozca, pero voy a haber cumplido uno de los sueños de mi vida.

Con esto me despido.

R.D.

En la búsqueda de la liberación espiritual


En la búsqueda de la liberación espiritual

“En pocas palabras, el Nirvana es una palabra sánscrita que se puede traducir como ‘desatar’ (en referencia a los nudos de la mente) o como extinción, calma, quietud, desaparecer, cese.”

“El Nirvana es el estado de placer/felicidad que se alcanza tras liberarse de los males materiales.”

Ahora el por qué de mi búsqueda de la liberación espiritual. Día a día veo lo materialista que es la gente, lo rutinaria, lo aburrida que es su vida. A veces le temo a la adultez.

Noto cuánto desperdician la vida trabajando como esclavos para comprar cosas materiales que no necesitan. Odiando levantarse cuando recién sale el sol, deseando poder dormir más, sufriendo el agobiante viaje al trabajo lleno de gente en el transporte público, comer sin disfrutar la comida como si fuera un mecanismo: Abrir la boca, ingerir alimento, repetir acción; volver de nuevo a casa para hacer algo que uno disfruta, ¿pero qué pasa? Sólo queremos dormir a causa del cansancio. Desde el lunes deseamos que sea viernes para respirar un poco, obtenemos ese respiro y vuelve a ser lunes, y de nuevo deseando que el lejano viernes, y así constantemente, pero no nos damos cuenta que en todo ese tiempo se nos va pasando la vida, para cuando nos damos cuenta, ya pasaron años y nos preguntamos: ¿Qué hice de mi vida? ¿La disfrute al máximo? ¿Qué pasó con mis sueños? ¿Sólo soy un sueldo básico? ¿Fui o soy feliz? ¿Esto es lo que esperaba de mí?

Evitamos subconscientemente las verdaderas experiencias de la vida. Creemos en ese sacrificio, “Trabajo 20 años seguidos bancándome este stress, la mala alimentación de comida rápida al mediodía y corriendo por la avenida para llegar a tiempo, todo para vivir tranquilo en el futuro”, pero cuando pasan esos 20 años, la vida nos derrotó dejándonos muertos en vida en la cama de un hospital, pero no por vejez sino por todos estos “sacrificios” que realizamos, que le hicimos pasar a nuestra mente y cuerpo.

En mi caso, si me preguntan: ¿Qué querrías hacer en tu vida?, mi respuesta sería: Vivir en un lugar aislado de toda tecnología, urbanización y concentración masiva de personas. Haciendo lo que me gusta hacer, leer un buen libro en una reposera disfrutando del hermoso crepúsculo con vista a un admirable paisaje, tocar la guitarra con familia o amigos rodeando una fogata a medianoche, escribir o dibujar sin apuro alguno cuando quisiera, viajar por el mundo admirando las maravillas de la naturaleza, entre muchísimas más actividades.

Algunos podemos pensar que el sistema nos hace así para mantenernos en línea, para que el mundo continúe tal y como es, donde un animal es indumentaria o es parte de un circo, donde el culo de un jefe vale más que el nuestro, donde la gente ve a una persona por la ropa que usa o por su estatus social.

Creo que no soy otro dominado por el sistema, pero sin embargo trabajo, vivo el agobiante viaje hacia él, y el lunes deseo que sea viernes y así interminablemente. Sólo deseo en el futuro poder hacer la vida que quiero, alejado de lo material, trabajando de manera autónoma y haciendo lo que me gusta alejado de esta jungla de asfalto. ¿Acaso no vale más pasar tiempo con un amigo o conseguir uno nuevo que comprarse una televisión último modelo? Ya lo material no cumple el papel que debe cumplir. Ya no se utiliza solamente para sobrevivir. Por ejemplo, la gente podría usar tranquilamente una remera común, pero no, compran la misma remera con el logo de una famosa marca deportiva para sentirse más, compran un auto último modelo no sólo para transportarse, sino por la atención que llama.

Todos podemos vivir la vida que queremos. No pido que nadie comparta mi opinión, hay gente que disfruta la vida rutinaria y laboral, en mi caso, creo que me tocó vivir en la época y lugar equivocados. Puede que muchos piensen que es la edad, que lo que pienso es de actitud adolescente, también puede que esté equivocado. Pero repito, no obligo a nadie a seguir mi ideología, somos libres de hacer y pensar lo que queremos. Sólo pido que cada uno encuentre su felicidad, ya que de eso se trata la vida. Que disfrutes tu vida y no que otros la disfruten por vos.

Saludos y gracias por leer.

R.D.

Ray Bradbury, el vidente


En estos momentos estoy frío y no se me ocurre qué hacer de mi primer post. Así que para romper el hielo, tomé la decisión de dedicarle mi primer recomendación a mi escritor favorito, Ray Bradbury.
Mi novela favorita es Fahrenheit 451, pero en estos momentos me encuentro leyendo “Las doradas manzanas del sol”, escrito por este mismo autor y publicado en 1953.

Por el momento es un entretenido compilado de 32 cuentos, pero más que nada quiero recomendar el cuento que más me gustó hasta el momento, “El asesino”.
Puede que por el título imaginen sangre y cadáveres, pero no hay nada de ello.  Tiene unas 10 páginas en una edición de bolsillo. Trata sobre el futuro y la tecnología de él, pero allá en 1953, el futuro era el hoy, el siglo XXI. “El asesino” habla de un futuro, uno en el que vivimos y lo hipnotizados que nos encontramos todas las nuevas tecnologías.

Para no arruinarles la trama, sólo voy a dar una sinopsis (Si en tu caso, ya decidiste leerlo, pero no querés saber nada de la trama, podés no seguir leyendo el artículo, y sólo te puedo decir que lo leas que es muy bueno y no tardarías más de media hora en leerlo).

Trata sobre un piquiatra que va a visitar a un prisionero el cual será su próximo paciente. A lo largo del cuento, “el asesino” le cuenta al psiquiatra sus “asesinatos” en los cuales las víctimas son los aparatos tecnológicos y cuenta el motivo por el cual destruía estos aparatos.

Ahora solamente querría plasmar en este post, dos citas dichas por el asesino, Albert Brock.

“Luego fui y maté el televisor, esa bestia insidiosa, esa Medusa, que petrifica a un billón de personas todas las noches con una fija mirada, esa sirena que llama y canta y promete tanto, y da, al fin y al cabo, tan poco, y yo mismo siempre volviendo a él, volviendo y esperando, hasta que… ¡pum!”

“Y aquella noche subí con ella al ómnibus que me llevaría a casa. Todos los viajeros hablaban con sus mujeres por la radio pulsera diciendo: “Ahora estoy en la calle Cuarenta y tres, ahora en la Cuarenta y cuatro, aquí estoy en la Cuarenta y nueve, ahora doblamos en la Sesenta y una.” Un marido maldecía: “Bueno, sal de ese bar, maldita sea y vete a casa a preparar la cena. ¡Estoy en la Setenta!” Y una radio de transistores tocaba Cuentos de los bosques de Viena, y un canario cantaba una canción acerca de una sopa de cereales. En ese momento ¡encendí mi aparato de diatermia! ¡Estática! ¡Interferencia! Todas las mujeres separadas de los maridos que habían acabado una dura jornada en la oficina. ¡Todos los maridos separados de sus mujeres que acababan de ver cómo sus chicos rompían una ventana! Talé los Bosques De Viena. El canario se atragantó. ¡Silencio! Un terrible, inesperado silencio. Los pasajeros del ómnibus tuvieron que afrontar la posibilidad de conversar entre ellos. ¡El pánico! ¡Un pánico puro y animal!”

En fin, un relato que muestra exactamente cómo se vive hoy en día, y lo muestra de una manera monstruosa, pero real. Uno lo lee y pareciera terrible, pero si nos ponemos a pensar, refleja exactamente lo que ocurre ahora mismo.

Cuando viajo todos los días en el transporte público, veo a más de la mitad de los pasajeros que viajan conmigo conectados a esos smart phones, para afianzar aún más la relación con los suyos, pero disminuyendo la posibilidad de socializar con gente nueva, volviéndolos un tanto anti-sociales. De esa manera están conectados a internet en el trabajo, conectados a internet en la casa y en el camino del trabajo a la casa, no pueden perderse un minuto la vida online, así que también deben estar conectados en el viaje, nada de mirar por la ventana, nada de hablar con alguien, nada de mirar a nadie.

Y volviendo al tema del post, ¿A qué me refiero con el apode del vidente en el título? Lo llamo vidente a Bradbury más que nada por el año en que escribió esto, lo escribió en los 50’s y reflejó de una manera totalmente premonitoria el futuro, nuestro presente, nada de autos voladores, ni androides. En más historias de Ray podemos ver cómo ve este futuro donde nadie se detiene a pensar “Che, qué linda vista”, por ejemplo. Obviamente, también en otras de sus historias muestra el futuro con máquinas del tiempo y todo eso, pero eso se hablará en otra ocasión.

Espero que lean el cuento y si pueden la obra completa de “Las doradas manzanas del sol”. Y ojalá la disfruten tanto como yo.

Saludos.
R.D.

Bienvenidos


Supongo que esto sería como un saludo de bienvenida.
Capaz ni sepas por qué motivo estás en este blog. Supongo que creé este espacio para expresarme libremente y anónimamente, y de paso, que la gente dejé su opinión sobre mis pensamientos, ya que cuando uno se abre totalmente mostrando las reflexiones más internas es bueno que los que leen todos estos sentimientos den una opinión.

Soy una persona normal como vos. Me gusta mucho el arte como el dibujo, la música, la literatura, el cine. Tengo unos 20 años y trabajo. Creo que más información sobre mí sería innecesaria.

Estoy en mi habitación un día común como cualquier otro, con pensamientos aleatorios pasando por mi mente. Preparándome para mañana vivir un día idéntico a éste.

No soy un antisocial, un ermitaño, ni nada menos, sólo un joven normal en busca del Nirvana, la liberación espiritual.

Creo que lo que por un lado me sacó la vida, me lo dio por otro haciéndome muy mental en todo. A veces creo que sería una especie de maldición, otras creo que es como una bendición.

Supongo que ésta es una de las ventajas de la internet, el poder expresarse de esta manera.

De esta forma termina mi “presentación”. Pronto estaré escribiendo temas aleatorios de la vida, opiniones, anécdotas, recomendaciones, etc.

Saludos.
R.D.